Caro Ferrer y Gobik: ciclismo 24 x 7

La vida transcurre alterada en Colombia. Como un uso horario invisible, esa pandemia que atenaza nuestras vidas surgió en Asia, pasó por Europa y aterrizó en América donde está causando estragos.

Caro Ferrer asiste angustiada a los peores días de la pandemia en su querida Colombia: “Estamos en el peor momento, como ustedes hace un par de meses, con hospitales reventados y UCI colapsadas. Es muy triste todo lo que está ocurriendo y la pobreza latente en Colombia no ayuda a mejorar la situación”. 

La inquebrantable fe colombiana en sus ciclistas

Una situación que tuvo un rayo de esperanza hace tan sólo unos días, con ese avión que partió de Bogotá rumbo a Madrid cargado de las estrellas ciclistas colombianas, que llevarán la tricolor a los mejores escenarios posibles.

“Orgullo de Colombia” o algo así, bautizaron ese vuelo: “Es que en Colombia somos así, muy patriotas, estemos donde estemos nos surge una sonrisa cuando nos hablan de nuestro país, y lo defendemos con fervor. La gente ha hecho suyo el éxito de nuestros ciclistas, porque no tenemos un deporte comparable al ciclismo, con tantas estrellas en las mejores carreras, ciclistas que ganan y dan esa imagen que nuestro país necesita, imagen de calidad y competitividad, muy alejada de la que arrastrábamos hace unos años. Ahora la gente sabe que eres colombiana y te hablan de Nairo, de Rigo… y no de Pablo Escobar”.

Ese sentimiento de pertenencia cunde: “Colombia es espectacular, amable, servicial y extrovertida. Si nos preguntas por una dirección por la calle, te acompañamos”. 

Un paraíso ciclista de nombre Antioquia

Así están las cosas, entre una situación triste y dantesca y unas esperanzas que vuelan rumbo a Europa. Momentos de incertidumbre que Caro combate con su amor por la bicicleta, una chispa que surgió hace un tiempo cuando pidió a sus papás que le dejaran meditar cómo integrar el ciclismo como su modo de vida y sacarle partido a su renovada pasión por la bicicleta.

Cada mañana un par de horas sobre la bicicleta le dan la pista y clarividencia por donde ir tirando,  a su vez deja surco entre una comunidad que supera los 220.000 seguidores y comprueba las bondades de un sitio ciclista por excelencia: Antioquia.


“De aquí es Rigo, de aquí es Gaviria, también Alvarito Hodeg, es mi tierra, mi sitio, no me imagino en otro lugar. Antioquia es altura y montaña, tierra de gente valiente que busca más, que pone pasión en todo lo que hace. Vivo a 2200 metros de altitud, cuando saco mi bicicleta temprano estamos a trece grados, cuando vuelvo el termómetro se clava en los veinte, es un lujo” nos cuenta con singular emoción. 

El enorme recorrido de Gobik en Latinoamérica

“Pensamos en bicicleta las 24 horas del día, siete días a la semana” agrega. Una pasión que, en estos momentos, pasa por una vuelta de tuerca más, porque si el ciclismo ya era importante en la vida de Caro y los suyos, ahora pasará a ser una cuestión laboral: Caro Ferrer es la imagen, embajadora de Gobik para Latinoamérica. 

Culmina un proceso que empezó con ese periodo de dos años que solicitó a los suyos para cultivar sus redes y ver dónde le llevaba su amor por la bicicleta. “Aquello empezó  a crecer. Con el tiempo vi que las marcas se interesaban por lo que hacía y con Camilo -su marido- lanzamos una primera línea de calcetines procedentes de México que funcionó muy bien”

Aquello fue el germen de lo que hoy es Caro Ferrer Cycling Shop, una propuesta que incorporaría Gobik desde un primer momento “para poner la marca donde merecía, a nivel de calidad e imagen” añade. El camino andado sirvió de mucho, pero lo mejor está por llegar: “Estamos entusiasmados y felices, vamos a ser el distribuidor de Gobik en Colombia y parte de Latinoamérica, un salto en el que el apoyo de Strongman ha sido importante”.

“La marca debe competir con las enseñas top, con las grandes, por calidad y prestaciones -prosigue-. Eso queremos y por eso Gobik quiere que manejemos la marca en nuestro territorio, porque Gobik tiene mucho recorrido aquí, cada imagen que compartimos en Instagram de la marca nos demuestra lo mucho que la gente aprecia su calidad y acabados”. 

¿Qué palabras surgen cuando pronunciamos Gobik?

Preguntó Caro hace unos días en su perfil de Instagram: “Calidad, comodidad y estilo, eso es lo que la gente me dijo cuando colgamos una foto hace unos días. La gente aprecia cada vez más el buen textil, tanto si eres advenedizo como experto. Una persona que empieza en la bicicleta no puede irse a prendas de baja calidad, su salud va en ello. Una buena prenda permite un mejor rendimiento y cuida tus partes íntimas mucho mejor, en definitiva hace de la bicicleta un experiencia más agradable”.

Una imagen limpia y diáfana, eso quiere Caro para su negocio, eso se lo da Gobik, entretanto espera que el 2020 le siga trayendo salud, “algo imprescindible para cualquier otra cosa, que nunca lo olvidemos”. 

Texts: El cuaderno de JoanSeguidor