El Tour entre los chavales del Kometa Cycling Team

Los días del Tour de Francia no pueden ser jornadas corrientes en el Kometa Cycling Team, no pueden serlo de manera alguna.

Hace diez años por estas fechas, Alberto Contador estaba en plena pelea por su segundo Tour, aquel que generó tantas leyendas e historias cuyos detalles nos moriremos sin saber. Historias sobre la convivencia con otro monstruo como Lance Armstrong que esos días tuvo que hincar la rodilla frente al poderoso golpe de pedal del campeón español.

Diez años después de aquella gesta, Alberto Contador le devuelve al ciclismo parte de lo mucho que éste le ha dado, capitaneando su fundación y con ella una estructura que en su rama profesional recibe el nombre de Kometa Cycling Team.

Asentados en Italia, entre concentraciones, competiciones y otros compromisos, la zona de Bormio ha visto circular los chavales del Kometa por las carreteras de los puertos que escriben la historia de otra grande, el Giro.

“Se entrena bien, la zona es preciosa, hace buen tiempo y no sufrimos el calor de España” comienza comentando Juan Camacho, uno de los integrantes del Kometa en Italia.

Juan Camacho, el rodador

Juan Camacho es un ciclista de un pueblo cuyo nombre imprime prestigio, Moral de Calatrava, se va casi al metro noventa y presume de ser buen rodador. Curiosamente se inició en ciclismo sabiendo de los duelos de Lance Armstrong y Jan Ullrich, duelos que fueron los primeros que siguió por la televisión, atraído por la afición de su padre.

Lleva en la Fundación Contador desde hace seis años, cuatro de sub 23 más los dos en la estructura profesional: “No estamos mal, la verdad, nos hemos adaptado relativamente bien al profesionalismo. Noté el cambio algo al principio, pero con el paso de las carreras fui a mejor”.

Recuerda el Tour que Contador ganó en 2007 como el punto de inflexión en su querencia por el ciclismo: “Esa forma de correr inspiraba a cualquiera”.

No es raro ver al propio Contador en alguna concentración, disfrutando del ambiente del equipo, dado consejos explicándoles la grandeza del Tour, vivencias únicas.

“Estar en el Tour es el sueño de cualquiera, pero no es sencillo, van los mejores”, admitiendo que “claro que me gustaría estar, pero quizá no disputando la general. Luchar por una etapa estaría bien, aunque hay que ser realista” concluye Juan, cauto.

Isaac Cantón, el fondista

Castellano manchego como Juan, Isaac Cantón es otro perfil de corredor, más bajito “regular en montaña, donde me defiendo bien, también en las cronos, aunque lamentablemente no hay muchas hoy en día”.

Con todo, un fondista que sabe del Tour desde hace ya un tiempo: “Mi primer recuerdo del Tour de Francia viene de hace unos seis años, aquellos Tours que Nairo le disputó a Froome”.

Y es que no lleva mucho tiempo en ciclismo, dos juveniles más cuatro de amateur. “Yo antes jugaba al fútbol -recuerda-, cuando acabó aquella temporada, empecé a salir en bicicleta con gente del pueblo y me animaron a correr a algunas carreras”. Un camino como el de Remco Evenepoel….

Antes de ser ciclista admite que conocía “a algunos corredores, porque en casa siempre se ha seguido. Entonces no estaba al corriente como ahora. Sin embargo, era muy complicado no saber de Alberto, siempre estaba en la prensa”.

“Es cercano está atento a nosotros. Cuando se dirige a ti, en persona, impresiona algo. Nos ha contado historias de muchas carreras, no sólo del Tour” prosigue.  

Con todo precisa que ha oído que “en el Tour, la exigencia es máxima. La Vuelta es una grande en la que se puede disfrutar más, pero en el Tour los nervios de los primeros días son la antesala de la montaña”.

Las últimas presencias de Alberto Contador en el Tour estuvieron marcadas por “las caídas, lo cierto es que fue una pena, después de prepararlos tan bien acabar así. Verle en el suelo en el Tour fue una pena, pero viéndome yo ahora, recuerdo que él lo consiguió y eso motiva mucho”.

Nunca ha estado en el Tour, “aunque alguna vez me han invitado, eso sí por la televisión impacta cómo lo vive la gente”.

Y un deseo: “Todos queremos estar algún día en el Tour. Es un sueño, nada en vida es fácil, sin trabajo no se dan las cosas, pero algún día espero estar ahí”.

Por soñar: “En mi primera participación, me gustaría meterme en alguna escapada, es complicado, pero me gustaría empezar así y seguir creciendo: dejarse ver, vestir el liderato de la montaña”.

 

Textos: El Cuaderno de JoanSeguidor

Fotos: Archivo del equipo Kometa Cycling Team