Giro Rosa: El Cronos Casa Dorada ante la mejor carrera del mundo

Este viernes empieza en la Toscana, en Grosseto, una nueva edición del Giro Rosa, la versión femenina del Giro de Italia, en un lento, pero hasta el momento seguro, despertar del ciclismo de esa pesadilla llamada Covid19 que todo lo ha parado, cuando no cancelado o retrasado.

Tras celebrar dos monumentos en agosto, San Remo y Lombardía, tras correrse el Giro de sub 23, la mejor carrera de la campaña en la categoría, tras retomar la Tirreno-Adriático y mirar al Giro de Italia en el incierto octubre, que Italia recupere el ciclismo implica que quiere volver a su pulso vital, ahondando en lo que ha hecho universal el país e intentando seguir tras el duro golpe de la pandemia.

Y en la línea de salida, el Cronos Casa Dorada vivirá este momento tan singular “entre los mejores equipos del mundo, donde sólo podemos aprender cosas buenas de cómo lo hacen las mejores del momento” apunta el director de equipo Iñigo Cuesta. 

El que fuera ciclista profesional durante tantos años llega ahora a la cima del proyecto de ciclismo femenino que arrancó para este 2020 casi sin tiempo de competir antes del parón. Una situación excepcional: “Mantuvimos buen contacto con las chicas en un momento en el que la gestión no era sencilla, se paró todo al mes y medio de empezar a rodar, se fue todo al traste, toda la planificación de las chicas, los picos de forma, los calendarios…” nos comenta desde el mismo Giro delle Marche in rosa, la carrera previa al Giro femenino. 

“Ha sido todo muy complicado -prosigue- Quedó todo en stand by, todos a la espera de noticias que tardaban en llegar y sin saber, aún hoy, cuándo volverá a ser todo normal” asegura Íñigo Cuesta que tuvo que echar mano de su mejor psicología, forjada en tantos años en el máximo nivel para mantener motivado al equipo: “Les hablaba de esos periodos que todos los deportistas profesionales tienen, periodos de descanso o de lesión, en los que hay que mantener una mentalidad positiva para intentar salir adelante. Un deportista, cuando queda fuera de la competición, por lo que sea, quiere volver rápido, pero eso no siempre es posible”.

El Giro Rosa en la nueva normalidad 

Pero esos meses ya pasaron, y el equipo se puso manos a la obra, demostrando que “las chicas se han tomado muy en serio toda a preparación e instrucciones que les dimos. Sólo hay que ver los resultados que hemos tenido tras el regreso a la competición, con los triunfos de Sandra Alonso en el Euskaldun, los podios en los Campeonatos de España, incuso en el de Italia

“Las chicas se han sacrificado” dice con orgullo Íñigo Cuesta en la víspera del Giro Rosa, “una carrera que lo es todo para nosotros, a la que vamos con unas ganas enormes de aprender. Estaremos al lado de las mejores, tomando nota de todo lo que hagan, intentando ser mejores profesionales. Somos muy conscientes a donde vamos, pero cuando te pones un dorsal, existen oportunidades que hay que saber buscar”. 

Las chicas irán vestidas con Gobik, en un momento estratégico para la marca, con muchos intereses en Italia: “No hay queja, el trato es directo y excelente, pero es que además, las corredoras están encantadas de ese punto intermedio entre diseño y rendimiento que consigue la marca. Cuando les llega la ropa nueva, la abren con mimo y valoran su calidad con su uso”. 

El viernes empieza, como decimos, el Giro Rosa en Grosseto, una ronda de nueve etapas que se alargará hasta el sábado 19. Por delante un recorrido accidentado con grandes símbolos de la bota italiana, como las llegadas a Asís y Tivoli y un final muy montañoso con dos finales en alto en San Marco La Catola y Motta Montecorvino. 

Asja Paladin, Jasinska Malgorzata, Sandra Alonso, Rachel Neilan, Alessia Vigilia y Nadia Quagliotto forman el primer sexteto de la historia del Cronos Casa Dorada en la mejor carrera del mundo. 

Texto: El cuaderno de JoanSeguidor

Fotos: Casa Dorada Women Cycling Team 

Fotos: Kom Ciclismo