Madeira 360

Madeira 360 | 297 km + 8.530m

Situada en medio de la Macaronesia, a unos 520 km de la costa africana, se encuentra la isla de Madeira. La isla, que surge del fondo del Atlántico, alcanza más de 1.800 metros en su punto más alto, una pequeña superficie de 740 km2 donde se pueden encontrar diferentes climas, contrastes y vistas impresionantes. Desde profundos bosques tropicales y selvas hasta playas rocosas y carreteras súper empinadas. Los acantilados y colinas rodean la costa, por lo que tuvieron que construir el aeropuerto en un promontorio, considerado uno de los aeropuertos más peligrosos del mundo. Y aquí es donde nos dirigimos para nuestra aventura.

DÍA 1 - 80km +2.390m

Empezamos en Funchal, la capital de Madeira, y fue un comienzo agradable... durante 10 minutos. Después de eso, probamos la que era, en ese momento, la carretera más empinada que he montado nunca. Era increíble, tuvimos que circular en zig-zag utilizando toda la calle. Y ni siquiera habíamos salido de Funchal. Así que podemos decir que fue un comienzo duro...

Después de sufrir un poco más, salimos de la ciudad y entramos en una zona menos poblada, empezamos a ver los colores verdes de Madeira. Nos dirigíamos a la Ponta de Sao Lourenço, el punto más oriental de la isla.

Ponta de Sao Lourenço es un paisaje completamente desarbolado donde los naranjas y marrones son los colores principales. Rodamos hasta que pudimos ver las afiladas rocas de origen volcánico.

Volvimos y nos dirigimos a Porto da Cruz, rodando por un empinado paso de 4 km, hasta que llegamos a Miradouro do Curtado y bajamos hasta Santana donde paramos para pasar la primera noche.

DÍA 2 - 70km +2.930m

Este fue el gran día en el que tuvimos una subida Horse Category de 12km, desde el nivel del mar nivel del mar a +1000m. Empezamos en Santanta y rodando por la carretera ER101 pasamos por una zona más rural donde las casas estaban en medio del campo. Pequeñas subidas y pequeñas bajadas, fue un buen calentamiento para el día que nos esperaba.

Cruzamos las pequeñas ciudades de Sao Jorge, Boaventura y Ponta Delgada, bonita carretera cerca de la costa, todo curvas, subidas y bajadas y un par de túneles y tras una corta subida muy empinada, llegamos a la ciudad de Sao Vicente.

Paramos en Sao Vicente para tomar un pequeño refrigerio y prepararnos para la mayor subida del día, el Miradouro da Encumeada; de +0m a +1000m en sólo 12km, con una pendiente media del 10% con algunos tramos que alcanzan el 16%.

Incluso sabiendo lo que nos esperaba, era duro. Nunca habíamos afrontado una subida como esa, la inclinación era increíble, pero el paisaje era inmejorable. Era como si hubieran construido la carretera en medio del bosque, tan profundo, tan verde y tan lleno de vida, que podías escuchar mil pájaros.

Después de sufrir un poco, llegamos a la cima y se podía ver tanto la costa norte como la sur de la isla. Te das cuenta de lo empinado de la subida cuando empiezas con 25ºC y soleado y cuando llegas a la cima está todo nublado, el viento es frío y hay 12ºC.

Era hora de bajar, una bajada de 17km hasta el hotel para esa noche que se encontraba en Ponta do Sol (Ribeira Brava). Fue agradable terminar el día con una bajada divertida y rápida.

DÍA 3 - 95km +1.840m

Comenzamos el día 3 con un traslado desde el hotel (Ponta do Sol) hasta el Miradouro da Encumeada y recorrimos una carretera corta con un par de túneles y curvas con bonitas vistas al valle.

El sol brillaba cuando empezamos a pedalear pero de repente la niebla cubrió todo el valle y tuvimos que ponernos la chaqueta. Estábamos a 16km del mar, pero a +1.200m del nivel del mar el viento era realmente frío.

Fue, de nuevo, una subida dura pero agradable. Una vez llegamos a la cima, la niebla desapareció y el paisaje cambió drásticamente. Era una gran zona plana llena de molinos de viento y la carretera pasó de curvas de herradura y pendientes a rectas y llanos. Entonces, Andreu pinchó una rueda y la cambiamos sin ningún problema.

Después de las largas rectas empezamos la bajada hacia Porto Moniz. Una bajada de 15km de +1.300m hasta el mar. Al principio fue agradable, un poco de frío en la bajada después de las largas y empinadas subidas, pero la bajada se hizo más pronunciada y fue fácil. Con suerte, empezamos a sentir los brazos y las manos al cabo de unos minutos a medida que bajábamos.

Un rápido descanso hasta Porto Moniz y vuelta a la bici, para hacer una subida de 2,7km y +500m. Fue dura pero con unas preciosas vistas a la costa y a los acantilados. Después la carretera se suavizo y entramos en una zona de bosque más profunda mientras veíamos la puesta de sol. Continuamos con más subidas y bajadas cortas hasta que nos pilló la noche y la niebla de nuevo.

El hotel estaba todavía a unos kilómetros cuando empezó a llover un poco, por suerte estábamos cerca de la costa y no hacía frío. Finalmente, llegamos a Calheta donde pasaríamos la última noche.

DÍA 4 - 51km +1.350m

El último día, después de 297km, +8.530m e innumerables horas sobre la bici, tenemos que decir que nos encantó Madeira, a pesar de las duras subidas, merece la pena. Para ser sincero, no creo que se puedan ver tantos paisajes diferentes en tan pocos kilómetros. Recomendamos ir, pero también hacer horas de entrenamiento antes para disfrutar mucho más de la isla, porque es realmente dura.

PRODUCTION
Apperstudio

FILMMAKERS
Alvaro Rodriguez (www.alvarokrodriguez.com - @alvarokrodriguez)
Ernest Adalid (@ernestadalid)

RIDERS
Pol Tarrés (www.poltarres.com - @pol.tarrés)
Andreu Miró
Eloi Paré