UAE Team Emirates en la Itzulia más loca

La semana de ciclismo en Euskadi

Una Itzulia realmente excelente, puso claro el listón en el que se mueve el UAE Team Emirates, batiéndose en un ciclismo en el que se compite como si no hubiera un mañana.

Tadej Pogačar acabó esta loca carrera tercero en un vuelco final, camino de Arrate, que pocos esperaban de esta manera, pues se produjo en el típico momento de desliz, al coronar un alto como Gorla, hacia Eibar, cuando los Astana provocaron un corte letal en el que se filtró el gran rival, Primož Roglič, de verde este día, para no verle hasta meta.

“Esperábamos la etapa un poco diferente a cómo se desarrolló -dijo el vigente ganador del Tour en la meta final- pero cuando los Astana atacaron, se abrió un hueco rápido que nos obligó a trabajar fuerte con Marc Hirschi para que la carrera no se nos escapara”.

La decisión de tirar en ese momento dio lugar a una jornada de bellísima factura, equiparable a la que sentenció la Tirreno a favor de Pogačar.

El resultado esta vez no fue la victoria, pero sí el espejo del ciclismo que encarna este ciclista, rodeado del UAE Team Emirates, un ciclismo que no entiende de especular.

El concepto de espectáculo que se cinceló en los seis días de la Itzulia volvió a demostrar que la victoria a este nivel se cotiza muy alto. De hecho la sacudida de la jornada final no debería esconder el excelente rendimiento que el equipo sacó del norteamericano, Brandon McNulty.

Tadej Pogacar, ciclismo vasco Itzulia 2021

El valor de Brandon McNulty

Dos días antes de la explosión entre Ondarroa y Eibar, Brandon McNulty fue un estilete perfecto del UAE Team Emirates para poner a los Jumbo Visma de Roglič y Vingegaard en aprietos.

Con una general condicionada por la crono del primer día, McNulty se filtró en la escapada buena camino de Hondarribia para vestirse el maillot amarillo diseñado por Gobik, proveedor por primera vez de los maillots de líderes de la carrera.

Equipo UAE Team emirates, con los Maillots GOBIK en Itzulia

La Itzulia había empezado bien para el americano, el mejor tras Roglič en la crono inicial de Bilbao y baza muy peligrosa durante toda la carrera. De hecho Tadej Pogačar corrió muy pendiente de su compañero, demostrando que el UAE Team Emirates puede jugar más de una baza. Eso no privó al esloveno de ganar la primera llegada en alto de la carrera, en Ermualde, una durísima rampa final en la que Pogačar puso el listón tan alto que sólo le siguió su compatriota.

Tadej pogacar celebrando la victoria en Itzulia

Así las cosas, tras Bilbao, tras Ermualde, tras Hondarribia…, Brandon McNulty afrontó de amarillo el día final, pero el durísimo primer paso por cerca de Arrate fue demasiado para el norteamericano, quien descolgado, pasó el testigo a Tadej Pogačar en el liderato del UAE Team Emirates. Pogačar tuvo muy cerquita el grupo de Roglič, pero no cazó antes de la cima y ahí estuvo la clave. Un escenario que no le sacó del empeño de cazar más adelante: “Cuando vimos que Brandon se descolgó del todo, pasé a perseguir y luchar por el podio, el trabajo fue muy intenso durante casi 40 kilómetros” dijo Pogačar.

Y lo fue, no en vano, el esloveno definió el día “como una de las etapas más exigentes que he hecho en toda mi carrera deportiva”.

 

Por El Cuaderno de JoanSeguidor