Verdaderas historias que comparten la bicicleta como elemento nuclear y vertebrador de relaciones familiares, de desarrollo personal y de la propia concienciación sobre la época que nos ha tocado vivir a dos ruedas.

Una visión alejada de tópicos y territorios comunes que esperamos te hagan disfrutar tanto como lo hemos hecho nosotros al "vivirlas" de primera mano.

Tres auténticas historias de amor incondicional por el ciclismo.

EPISODIO III. PADRE E HIJO, UNIDOS POR EL DESIERTO

JAUME GELONCH (Sant Vicenç de Montalt, Barcelona, 1959)

Jaume, que durante los últimos 28 años desempeña su labor como cirujano en el hospital de Palamós, comienza a oír hablar de una prueba de mtb por el desierto de Marruecos allá por 2008. Queda atrapado por las dunas y el reto personal de la Titan Desert y toma la salida por primera vez en 2009.

Desde entonces, palabras mayores, ampliando participaciones en 2010,
2011, 2013, 2014, 2015 (cuando se convierte Titan Legend), 2017, 2018, 2019 (adquiere la distinción de Titan Legend Platinum) y 2021.


-

ROGER GELONCH (Sant Vicenç de Montalt, Barcelona, 1989)

Roger, su hijo, es ingeniero mecánico y logístico en el sector automoción. Sus días universitarios los recuerda "mientras observaba de reojo esas competiciones amateur donde mi padre tomaba parte". Según el propio Roger, "De tanto seguir a mi padre año tras año en la Titan, tuve claro que un día iríamos juntos. En 2015, se dieron las condiciones necesarias".

"No hemos fallado desde 2017, y desde este 2021 compartimos la distinción de Titan Legend. Pero lo más emocionante es la sensación de cruzar la última meta, después del esfuerzo físico y mental que la prueba te exige, ver a mi padre llegar exhausto... nuestro abrazo...las emociones se descontrolan. Para mí es el mejor momento, el que siempre recordaré".



Titan Legend: +3.500km contabilizados por el desierto
Titan Legend Platinum: +5.000km contabilizados por el desierto

EPISODIO II. EN EL CAMINO


SERGI UNANUE
(Puigcerdà, Girona, 1993)

En esta ocasión, dejemos que sea él mismo quien nos relate su particular historia: "Me llamo Sergi y soy un periodista de viajes y aventuras. Hace ya más de tres que soy lo que se conoce como un nómada digital y, desde entonces, me he lanzado a vivir distintas experiencias por el Himalaya, Mongolia y el sureste asiático.

Mi última aventura ha sido cruzar toda Europa, desde su punto más meridional, Punta de Tarifa (España), hasta el extremo más septentrional, Cabo Norte (Noruega). Para ello, me ha acompañado la mejor compañera de aventuras posible: una bicicleta con un cuadro realizado en bambú. Juntos, nos hemos convertido en los primeros en realizar este recorrido en un vehículo de estas características.

Una travesía de más de 7.000 kilómetros y 142 días por ocho países (España, Francia, Bélgica, Países Bajos, Alemania, Dinamarca, Suecia y Noruega) con una misión: concienciar sobre la emergencia del cambio climático e intentar promover maneras de viajar más sostenibles".

EPISODIO I. MUJER Y CICLISTA


MARI CARMEN DÍAZ DE LEZANA
(Orduña, Bizkaia, 1943)

Ella se considera "ciclista y ciclista". Rodeada de bicicletas desde niña en el modesto taller familiar regentado por su padre en Orduña, única localidad de la provincia de Vizcaya con el título de ciudad.

Esa figura paterna actuó de catalizador para prender sus ganas de competir y convertirse, a mediados de los 60, una de las pioneras del ciclismo en un país que aún no contemplaba la federación femenina, y cuando pedalear con pantalones no era bien visto ni siquiera por las mujeres de la época.

Como anécdota, tres fueron las denegaciones recibidas por Mari Carmen como respuesta a su intento de tomar parte en los Campeonatos del Mundo de 1963, 1964 y 1965. ¿Quién dijo inconformismo?